¿Cuándo fue la última vez que nos detuvimos a jugar?

El Misterio de Picasso

Dir. Henri-Georges Clouzot / Francia / 1956 / 75 min.

En 1956, Henri-Georges Clouzot, que había alcanzado el éxito con películas como El salario del miedo (1953) y Las diabólicas (1955), se propuso investigar la naturaleza de la creatividad. Lo hizo de la mano de Picasso, que para entonces bordeaba los 75 años de edad. El misterio de Picasso, el resultado de dicha asociación, consiguió que el Festival de Cannes le otorgara nada más ni nada menos que el Premio Especial del Jurado.

¿De dónde emerge la creatividad? ¿De qué se alimenta? ¿Cómo se edifica? ¿Qué papel desempeñan la libertad, la curiosidad, el fracaso y, más que nada, el juego? Estas y otras preguntas le dan vida a una cinta que, de entrada, desborda cualquier intento por desarrollar nociones preconcebidas sobre lo que es o no arte.

Durante la mayor parte del film, Picasso se muestra desafiante. En medio de un ambiente oscuro que Clouzot ha preparado para develar el ingenio del hombre, Picasso repentinamente se detiene y reclama más profundidad. “Necesito correr más riesgos,” nos dice, viéndonos a los ojos. El desafío, sin embargo, es para él mismo, porque, después de todo, como él mismo lo dice, lo que menos le preocupa es el público.

Clouzot sabía con exactitud lo que hacía. No de gana se propuso abarcar un tema tan complejo, como es la creatividad, con alguien que lo que irradia son preguntas. La película, vista como una obra inacabable, insiste en que para entender la creatividad primero tenemos que comprender el valor que le damos a la esencia de las cosas, en detrimento de lo que precisamente esconde este don que todos poseemos: el juego. En este sentido, Picasso fue y sigue siendo grande porque para él nada está pintado en piedra; mejor dicho, todo está por descubrirse.

El Club de Cine de la Cato presenta El misterio de Picasso para seguir profundizando sobre las artes visuales, el tema que nos ocupa los segundos lunes de cada mes. Es una cinta que hay que ver porque nos proporciona elementos necesarios para confrontar cada uno de los lienzos en blanco que se van presentando a lo largo de nuestras vidas.

El misterio de Picasso es una obra maestra que, como el resto de películas que mostramos, pretende impulsarnos a buscar más allá de lo preestablecido. Después de 63 años de su estreno, la cinta sigue vigente porque cada uno de los cuadros (36 en total) desarrolla una historia que se va construyendo justo en frente de nuestros ojos. Alguien dijo que era como asistir al estudio personal del artista. Sin embargo, el viaje, si nos detenemos a reflexionar, llega más lejos, puesto que parte del argumento central es que el misterio de Picasso radica en que, siendo una persona igual al resto, él se atrevió a hacer cosas que el resto no hacemos.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s