¿Cómo llegamos a ser lo que fuimos?

El crepúsculo de los dioses

Dir. Billy Wilder / EEUU / 1950 / 110 min. / Clasf. 15 años

¿Cómo hablar desde el futuro? ¿Qué decir cuando todo está dicho? ¿Cómo regresar después de la muerte para recrear los inevitables acontecimientos que nos llevaron a desaparecer para siempre? Estas son algunas de las preguntas que Billy Wilder, en El crepúsculo de los dioses, se propuso confrontar a lo largo de los 110 minutos que dura la función.

Calificada como una de las cintas más representativas del cine americano del siglo 20, el filme es a la vez una máquina de técnicas cinematográficas pero también un dinamo de lecturas e interpretaciones. Es por eso que hay que verla una y otra vez para poder sacarle provecho. Y es por eso que es una de esas cintas que una vez que la vemos, difícilmente la podremos olvidar.

Entre otras cosas, el Club de Cine de la Cato presenta El crepúsculo de los dioses para profundizar el debate sobre el rol de las industrias del entretenimiento en torno a cómo nos construimos como personas y al mismo tiempo como personajes. En medio de la polémica está el paso del tiempo que no cesa. Algo pasa con el cuerpo que habitamos y con ello los papeles que construimos o que se nos obliga a realizar. Uno de los problemas está que cuando nos preguntan si nos sentimos “realizados”, no sabemos cómo contestar o qué decir. Según la cinta, quizá eso se deba a que cada vez más se nos hace difícil saber si vivimos en ficción o en realidad.

La historia, decíamos, se nos presenta desde el futuro. Joe Gillis (William Holden), un guionista que no encuentra eco a sus peticiones por sacar adelante sus historias personales, nos cuenta, a manera de flashback, cómo es que terminó flotando sin vida en la piscina de Norma Desmond (Gloria Swanson), la famosa estrella de cine de antaño que tampoco encuentra salida a sus deseos por sobrevivir los embates del tiempo y el olvido. Ambos, “productor” y “producto”, luchan por entender cómo llegaron a tal desenlace en el Hollywood de posguerra. Es por eso que en el Club también buscamos confrontar una de las preguntas esenciales de la filosofía del arte: ¿La vida (lo “real”) se nutre del arte (lo “irreal”) o el arte se nutre de la vida?

El Club de Cine de la Cato viene desarrollando su cine-foro semanal, con este tipo de películas, en las instalaciones de la PUCE Sede Ambato (sector El Tropezón) cada lunes, de 6:00 a 9:00 de la noche. Dos son los temas que guía la programación: el arte y la juventud. En torno al primero, se desarrolla lo que son las artes literarias (primer lunes), las artes visuales (segundo lunes) y las artes escénicas (tercer lunes). Al tema de la juventud, en cambio, se le dedica el último lunes de cada mes. Todos los cine-foros, vale decirlo, son gratuitos.

end mark

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s